Escritor y periodista, nacido en Barrancabermeja. Columnista de El Tiempo hasta 2009, Semana hasta 2014 y desde 2015 de El Espectador, donde ha recibido el apoyo para continuar con el seguimiento al tema, pese a las presiones recibidas de poderosos sectores para que con él se haga lo mismo que sucedió en Semana. De allí fue retirada su columna luego de que la periodista y abogada conservadora María Isabel Rueda se quejara con su amigo y entonces único propietario de la revista, Felipe López Caballero, por la columna «María Isabel Rueda y su fábrica de mala leche», donde citaba algo que ella publicó en Semana en agosto de 2007: «Siempre he creído en la teoría de que un crimen de Estado acabó con la vida de Álvaro Gómez, entendiendo por ello la posibilidad de que miembros de las FF. AA., aliados muy probablemente con el narcotráfico
del Valle, sin conocimiento de Samper, hubieran planeado y efectuado el magnicidio».

Y el columnista y autor de este libro le preguntaba: «¿Por qué hoy piensa otra cosa si en esa misma columna citó una declaración de alias “Rasguño”, según la cual fue “un favor del narcotráfico a políticos para ayudar”?».

Esa pregunta, al parecer, motivó su salida de Semana. Y sigue sin respuesta.